La electrónica de consumo, el sector soñado para trabajar

La mayoría de españoles (el 63%) lo tiene claro: el sector en el que querría trabajar es el de la electrónica de consumo, esa amplia categoría en la que se incluye la telefonía móvil, la informática, la televisión, la reproducción de música, etcétera. Sony y Siemens son las dos empresas más atractivas desde el punto de vista laboral, a las que hay que añadir IBMy Hewlett-Packard si miramos el top 10. Si solo tenemos en cuenta a las personas con estudios de máster o superiores, la industria más popular es la farmacéutica, mientras que si se obvia a quienes hayan estudiado más allá del instituto el trabajo más buscado está en una gran cadena hotelera.

Estas son algunas de las conclusiones del informe Employer Branding 2015, de la consultora de recursos humanos Randstad, realizado en 23 países y que, en el caso de España, se basa en 10.500 entrevistas a población activa de todas las edades y niveles de estudios.

Lo que más llama la atención del atractivo que reviste al sector de la electrónica de consumo es que se sitúa como la primera opción para todos los perfiles: tanto si solo se completó la enseñanza primaria como si se llegó a acabar la secundaria, el bachillerato, estudios de ciclo superior o universitarios, o incluso si se completó un máster u otros estudios superiores. “Influye mucho en ello las respuestas el gran conocimiento de marca que se tiene sobre las compañías del sector”, explica Raquel Larena, directora general de marketing, comunicación y desarrollo de producto de Randstad.

Se trata, además, de una industria que logra llamar la atención de todos los grupos de edad. Algo difícil, cuentan los autores del informe, dado que la variable generacional es la que más peso tiene hoy en día en la configuración de los intereses de los trabajadores. “Hasta hace no mucho había muchas diferencias dependiendo de si preguntabas a hombre o mujer o del nivel de estudios. Ahora vemos grandes contrastes entre la generación de los millennials y el resto”, apunta Larena.

Los motivos que aducen los entrevistados a la hora de elegir sus empleos soñados son, en primer lugar, la remuneración del puesto, lo más relevante para el 62%. Le sigue la seguridad laboral percibida a largo plazo, aunque desde 2013 esta variable ha pasado de importar al 69% de los encuestados a ser relevante para el 57%. Y, en tercer lugar, influyen las perspectivas de futuro que ofrezca la profesión.

Contar con un buen ambiente en la oficina y que se ofrezcan medidas de conciliación para acompasar el trabajo y la vida privada se sitúan como cuarto y quinto motivo que pueda decantar la elección, aunque su importancia está creciendo “pese a la alta tasa de desempleo, que invita a pensar que estas sean cuestiones menores”. Si se pregunta a quienes han cambiado de trabajo, sigue mandando el sueldo, pero a solo seis puntos de la “carencia de posibilidades de crecimiento”.

Fuente: http://cincodias.com/cincodias/2015/08/25/sentidos/1440527536_196450.html